Camilleri y el juego de los contrarios

Andrea Camilleri creó una serie de personajes inolvidables para los casos del comisario Montalbano. Son personajes dotados de personalidad propia (no olvidemos el pasado teatral de Camilleri) lo cual nos permitirá anticiparnos muchas veces a sus reacciones: ¿cuánto tardará Fazio en darle la información a Montalbano? ¿cuándo explotará Montalbano con Catarella? Si ella es guapa ¿qué va a hacer Augello?… Repasemos los personajes principales en un juego de contrarios: 

  • Livia vs Ingrid. Livia la novia fiel que vive lejos mientras Ingrid que, pese a residir en Vigata, se comporta libre de cualquier prejuicio o atadura.
  • Livia vs Adelina. Para empezar, Montalbano siempre se asegura de que no coincidan. Adelina ama de casa tradicional: excelente cocinera y casa impoluta. Livia, independiente, casi la ve como una intrusa en sus vidas. Las críticas de Adelina a Montalbano solo se producen cuando no ha probado la delicia de plato preparado el día anterior. El resto de discusiones vendrán por parte de una Livia que le discute a su pareja de igual a igual y en cualquier faceta de su vida, ya sea personal o profesional.
  • Augello vs Fazio. Augello un don juan, deseoso de ascender y ocupar el puesto de Montalbano. Fazio el hombre fiel a su jefe y más bien pacato.
  • Montalbano vs Augello. Nuestro comisario es modesto y pasa un mal rato siempre que tiene que hablar con los medios de comunicación. Augello no pierde oportunidad de ponerse delante de los micrófonos y las cámaras de televisión. Montalbano irascible, agravado por el tiempo atmosférico y, en muchas ocasiones, sin el tacto adecuado con Livia. Augello maneja mucho mejor las situaciones en las que hay mujeres de por medio, incluido Livia, por la que siempre se muestra muy “atento”. Montalbano renuncia a ascensos por que no le muevan de su puesto, impaciente y malhumorado. Augello desea ascender, es paciente y sabe controlar mucho mejor sus emociones (caso aparte son sus sentimientos) especialmente cuando tiene delante a Montalbano.

Una excepción sería Catarella, quien prácticamente no evoluciona como personaje (con una función más bien cómica) pero al que Camilleri dota también de momentos gloriosos. Por ejemplo, no es capaz transmitir correctamente un mensaje y sí es capaz de proporcionar la clave al comisario Montalbano para resolver un crimen o nos sorprende con sus habilidades informáticas.

¿Qué otros personajes o características añadiríais?

2 comentarios en “Camilleri y el juego de los contrarios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Vicente González Nieto.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Vicente González Nieto.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad